70 cursos por sólo 89€ Ver Oferta →

Si tienes hijos, aprender fotografía es algo de lo que nunca te arrepentirás. Cada imagen es un recuerdo imborrable, con un valor emocional que no dejará de crecer mientras crecen los niños. Por eso la Navidad es una época del año perfecta para hacer fotos: pasamos más tiempo con ellos y solemos hacerlo en casa, un espacio que conocemos a la perfección. Lo primero es perderle el miedo a la cámara. "Cada familia es diferente, cada rutina es distinta, pero todas son únicas y necesitan ser contadas. No tienen que ser fotografías excepcionales, tienen que ser vuestras", subraya Eva Gascón en el curso «Fotografía de familia». Hoy os ofrecemos algunas ideas para pasar un buen rato una sesión fotográfica navideña en casa. Probadlas durante estas fiestas y seguro que acabáis asentando una preciosa tradición.

Aprovecha las luces navideñas

El árbol de Navidad, las guirnaldas, las velas... estamos en una época llena de luz. Hay cantidad y variedad, una ocasión magnífica para practicar tus habilidades con iluminación de distintas intensidades. Deja que tu bebé descubra las bombillas y la decoración y obtendrás unas fotos maravillosas, ideales para convertirlas en postales de felicitación. Las comidas en familia, las correspondientes sobremesas, la apertura de los regalos... juega con la luz navideña para inmortalizar los momentos especiales.

La vida a través de sus juguetes favoritos

Una de las propuestas de Eva Gascón es retratar a los niños con sus juguetes preferidos a lo largo de los años. Seguro que tú también recuerdas algunos con gran cariño, aquellos que fueron compañeros tus inseparables durante mucho tiempo. Si te apetece crear una colección de este tipo, en la Navidad encontrarás las mejores oportunidades para empezar. También puedes fotografiar a toda tu familia mientras se divierte jugando o incluso capturar el proceso de creación de los regalos Waldorf DIY que sugiere Gema Luna.

La magia de lo cotidiano

El baño, la siesta, la lectura del cuento antes de dormir... en las rutinas diarias hay un montón de bellas escenas. Hasta la ingrata tarea de organizar una habitación desordenada o el resultado de una travesura puede acabar protagonizando una instantánea inolvidable. La Navidad nos brinda el tiempo que necesitamos para dejar a un lado las prisas y saborear al máximo cada minuto del día a día. Improvisa, experimenta, prueba, crea...

Niños fotógrafos: los resultados te sorprenderán

¡Cambio de papeles! ¿Qué tal si dejamos la cámara en sus manos? Como es evidente, la edad influye en el tipo de aparato que pueden utilizar. Un adolescente manejará con soltura el mismo que tú; para los más pequeños será suficiente un smartphone, una cámara digital o quizá un modelo específicamente diseñado para niños. Lo importante es compartir el aprendizaje y ofrecerles la libertad de expresarse a través de las fotografías que hagan. Seguro que te dan más de una sorpresa.

Atrévete a pensar como un fotógrafo

En Navidad y en cualquier otra época del año, aunque no tengas otra ambición que la de divertirte, es fundamental que te atrevas a pensar como un fotógrafo. "Ten siempre preparada tu cámara. Con la batería cargada, con la posibilidad de agarrarla, encenderla y disparar", aconseja Eva Gascón en el curso «Fotografía de familia». Así es como empezarás a capturar cada instante que desees conservar para siempre. Porque, tal como suele decir Eva, "hay muchas formas de hacer fotografías. Y todas son válidas, porque todas recogen momentos únicos".

Foto: Kha Ruxury [CC0 1.0]

Compartir