Desde 2012, cada 11 de octubre celebramos el Día Internacional de la Niña. La asamblea general de las Naciones Unidas lanzó esta iniciativa con el objetivo esencial de promover el progreso de los derechos de las menores en todos los países del mundo. Transmitir a los niños unos valores inclusivos es nuestra responsabilidad como padres y educadores; y la jornada nos brinda la ocasión perfecta para ello. ¿Por qué no intentarlo con un 'idioma' universal, que entienden a la perfección y que les divierte? Como habrás imaginado, nos referimos al idioma de los cuentos.

El enfoque Montessori

Los principios de María Montessori son idóneos para abordar las cuestiones relacionadas con la igualdad. La italiana fue por encima de todo una firme defensora de la paz, requisito indispensable para que exista equilibrio en cualquier contexto. "Todo el mundo habla de paz, pero nadie educa para la paz. La gente educa para la competencia y ese es el principio de las guerras. Cuando eduquemos para cooperar y ser solidarios, ese día estaremos educando para la paz", insistía la de Chiaravalle.

Montessori estimaba que los niños no son totalmente capaces de distinguir realidad y fantasía hasta los 6 años. Por este motivo priorizaba cuentos que presentasen personajes y acontecimientos realistas, similares a los que encuentran en su vida cotidiana. Su intención no era otra que la de garantizar su desarrollo natural, ofreciéndoles ideas en las que puedan creer y confiar. Se trata de un planteamiento controvertido que ha generado cientos de debates, con argumentos favorables y opuestos. Opiniones al margen, es evidente que se trata de un enfoque útil para hablar de los temas relevantes en el Día Internacional de la Niña.

Cuentos para el Día Internacional de la Niña

Estamos rodeados de historias en las que las niñas aspiran a ser princesas y las princesas nacen para ser salvadas. Cristina Mesa ofrece algo distinto en "La princesita bombera", para niños y niñas de 3 años o más. La protagonista es una princesa rebelde, que desea ser bombera y se niega a aceptar que no puede serlo. Al mismo público se dirige "María", de Eva Mejuto y Mafalda Milhões. Se trata de una adaptación de una canción popular polaca, en la que aprendemos sobre la empatía y la importancia de un reparto equilibrado de las tareas del hogar.

Desde los 5 años pueden pasarlo en grande con "Un tractor muy, muy ruidoso", de Mar Pavón y Nívola Uyá. En este relato conocemos a una familia en la que los roles no tienen nada que ver con los tradicionales. La mamá conduce el tractor, tan ruidoso que le impide escuchar a quienes opinan que no debe hacerlo. Igual de recomendable nos parece "Me llamo Pecas", de Raquel Díaz Reguera. La narración no desvela el género de Pecas y se centra en las preguntas que se hace. ¿Por qué existen juegos, ropa y hasta costumbres que son propias únicamente de niños o niñas?

Beatriz Moncó y Mabel Piérola hablan de igualdad en "Mercedes quiere ser bombera", sin olvidar que también las diferencias merecen todo el respeto. La propuesta de "Las muñecas son para las niñas" nos invita a la autocrítica. En este cuento, Ludovic Flamant y Jean-Luc Englebert sitúan el foco sobre los padres. Sin darnos cuenta, a veces somos nosotros los que perpetuamos roles sociales imponiéndoselos a nuestros hijos. Por recomendación de Beatriz Millán, profesora del curso «Cómo apasionar a tus hijos por la lectura», recomendamos también dos cuentos suecos. En "Mix conduce", de Malin Lilja y Matilda Salmén, conocemos la pasión por el motor de una niña. En "Kike y las barbies", Pija Lindenbaum nos hace reflexionar sobre si realmente existen juegos exclusivos para un género concreto.

Lecturas con valores, lecturas con pasión

"Si utilizamos los libros como herramienta de comunicación con nuestros hijos y sólo les mostramos ciertas realidades, nos estaremos perdiendo una parte muy importante", dice Beatriz Millán en «Cómo apasionar a los niños por la lectura». En este curso comparte un montón de consejos prácticos para acercar la literatura a los más pequeños de la casa. La transmisión de valores a través de la lectura es un aspecto al que Beatriz concede gran importancia. Por ello se detiene a analizar su trascendencia y a proponer opciones para tratar temas sensibles y complejos.

Paloma Balandis y Cristina Saraldi también destacan la importancia del criterio a la hora de elegir cuentos. Como las extraordinarias contadoras de historias que son, en el curso «Cuentos que cuentan» atienden al 'qué' y al 'cómo'. Porque, si además de escoger buenos libros aprendes a relatarlos como ellas, tendrás todo lo necesario para conectar con tus hijos a través de la lectura. Si te ha llamado la atención el enfoque Montessori, hazte con las claves para aplicarlo en casa con el curso «Montessori en el hogar», de Bei M. Muñoz.

Compartir