El 19 de octubre es el Día Mundial contra el Cáncer de Mama. Durante los últimos años, instituciones como la Organización Mundial de la Salud y colectivos como la Asociación Española contra el Cáncer han hecho hincapié en la importancia de la concienciación social. No es para menos. Una de cada ocho mujeres tendrá que librar esta batalla a lo largo de su vida; y sólo en España se detectan casi 33.000 casos nuevos cada año. Son datos que casi todo el mundo conoce y que ayudan a comprender que estamos ante una realidad a la que debemos plantar cara. Todavía queda mucho por hacer, mucha información que compartir y difundir. Porque no todas las mujeres saben, por ejemplo, que la lactancia materna es un arma poderosa contra el cáncer de mama.

La lactancia materna por períodos de tiempo superiores a seis meses no sólo proporciona a los niños numerosos beneficios para su salud, sino que también puede proteger a la madre de enfermedades graves como el cáncer de mama.

La cita sobre estas líneas está extraída de las conclusiones de una reciente investigación llevada a cabo en el Hospital Universitario San Cecilio de Granada. Un informe de UNICEF publicado este mismo año va incluso más lejos. Asegura que la lactancia materna podría prevenir cada año unas 20.000 muertes relacionadas con el cáncer de mama. No es frecuente que investigadores científicos se expresen con tanta contundencia. Sólo lo hacen cuando las evidencias son igual de categóricas. Pero, ¿cómo previenes el cáncer de mama cuando ofreces el pecho a tus hijos?

La lactancia materna, protección contra el cáncer de mama

Pensemos en lo que suele hacer una madre cuando un bebé llega a su vida y su pecho se convierte en fuente de alimento. Lo natural es que revise sus hábitos de vida para que su hijo reciba leche de la mejor calidad posible. Se alejará del tabaco y del alcohol y adoptará una dieta saludable. Probablemente tome este tipo de medidas pensando en el niño, pero los beneficios también le alcanzarán a ella. Un estilo de vida de estas características es la primera barrera contra enfermedades como el cáncer.

Por supuesto, hay más. Muchas mujeres tienen menos ciclos menstruales durante el periodo en que ofrecen lactancia materna. Esto suaviza los niveles de estrógeno en el cuerpo, disminuyendo así el riesgo de cáncer de mama. Además, es menos probable que las células mamarias actúen de forma anormal mientras tengan que producir leche. La mayor parte de los estudios indican que la eficacia de la lactancia materna como protección contra el cáncer se percibe especialmente al mantenerla durante doce meses o más.

Como es evidente, dar el pecho no garantiza que una mujer evite esta enfermedad. Existen factores de riesgo muy variados: desde la edad al peso, pasando por la actividad física diaria y la herencia genética. Cada pequeño gesto de prevención suma, pero es imposible imaginar una estrategia más bella que la lactancia materna. Mamá y bebé se vinculan y se comunican mientras se cuidan mutuamente. Los beneficios para ambos son tan abundantes que la alimentación, como dice el pediatra Carlos González, es casi anecdótica.

La lactancia materna es mucho más que comida. Es una forma de relación física y afectiva. Es contacto frente a la soledad, consuelo frente a la tristeza, seguridad para descubrir el mundo, anestesia para el dolor. Es también un complejo sistema de protección inmunitaria. Casi por casualidad resulta que, además, alimenta.

Carlos González (pediatra y profesor de la Escuela Bitácoras)
Revista “El mundo de tu bebé”, nº 220 (2011)

¿Se puede ofrecer lactancia materna después de sufrir cáncer de mama?

Es una pregunta que muchas mujeres se hacen y que sólo puede contestar un profesional estudiando cada caso. Sí debes saber que hay un montón de madres que han podido dar el pecho a sus hijos tras pasar por esta enfermedad y por una mastectomía. Amamantar a un bebé usando un único pecho conlleva ciertas complicaciones, pero a menudo los obstáculos no son insalvables.

La mayor parte de las futuras mamás tienen un sinfín de dudas sobre la lactancia materna. No sólo ellas, también hay madres que se sienten inseguras incluso con la lactancia ya iniciada. Si estás en esa situación te recomendamos el curso «Lactancia materna». La profesora Alba Padró es madre, asesora de lactancia, socia fundadora de LactApp y autora del libro "Somos la leche". El curso lo forman casi 4 horas de amenas lecciones y consejos certeros, entre los que encontrarás muchas de las respuestas que buscas en este momento tan especial de tu vida.

Foto: Badarsk [CC0 1.0]

Compartir